Construido con Berta

  1. OASIS

    Intervención pintura mural en el espacio público. Calle Maldonado de Alicante.


    El arte en la ciudad se torna un espejismo como hecho insólito que emerge en un lugar y espacio donde no estamos acostumbrados a contemplar. La ciudad, desprovista del hecho artístico es un desierto que precisa de su propio “oasis”, en su acepción de lugar donde reposar, transitar y admirar. Un lugar de parada y de encuentro fortuito y de sorpresa que reclama nuestra curiosidad y atención.
    Geometría como ilusión, metáforas del color, narraciones vitales de la impronta son algunos de los conceptos que podemos apreciar en esta intervención mural que Ferran Gisbert (Alcoy, 1982) ha realizado ad hoc para las escaleras de la calle Maldonado de Alicante. Su trabajo cuya base se fundamenta en la irradiación del color, es decir, en la evidencia de que cuando dos planos de color se tocan, aparece una línea virtual invisible que desestima el límite creando un fenómeno óptico. Sus pinturas son situaciones autónomas desprovistas de anécdotas en las que el espectador descubre el color. La pintura es concebida como acontecimiento cromático que evoluciona en el tiempo y el espacio reales, sin ayuda de la forma y aún sin necesidad de soporte, remite al juego espacial, a estimular la percepción del espectador.
    El concepto de pintura expandida que defendiera Daniel Buren en los 80, término acuñado para la escultura por Rosalind Krauss y hoy aplicado a otros territorios de la práctica artística, está muy presente en el trabajo de Gisbert. Trata esta idea como una forma de extender –y también de entender- el espacio pictórico más allá de los estrictos límites de la superficie tradicional del lienzo. Siente la necesidad de romper con los límites del cuadro y avanzar hacia otros campos. Su obra tiene un aire de distanciamiento e impersonalidad al emplear  de manera sistemática bandas verticales de diversos colores. Con un obsesivo lenguaje tiende a la producción de la pintura como instalación para lo que no duda en intervenir en el espacio dado. Gisbert considera la acción de pintar como acto performativo y el proceso como constituyente de la forma. Entre sus principales preocupaciones está la «escena de producción» como una manera de resaltar la factura (el proceso de «hacer»). Sus franjas son caminos que recorre el color sobre el muro. Caminos que no conducen más allá de la pintura. El uso de bandas de color pauta el ritmo del espacio en el soporte dando a la obra el estatus de objeto. Le interesan especialmente el repensar la pintura, el espacio de la pintura o conceptos como la arquitectura de la pintura, o bien la pintura como arquitectura o constructo, huella de un habitar o testimonio de la propia existencia. “La acción deja un rastro, una huella que lleva implícita su condición de resto al tiempo que será germen de una nueva acción” advierte Ricardo Forriols sobre la obra del artista. Maurice Denis, discípulo de Paul Gauguin,  dijo que la pintura es esencialmente una superficie plana cubierta de colores reunidos con cierto orden. Y, como apunta el propio Ferran, -en opinión de Ortega y Gasset-, la pintura está compuesta de numerosas acciones. Se tiene, se expone, se descubre, se critica, se admira. Pero la más primigenia de ellas es la acción que provoca la aparición de una marca en el lienzo. Una impronta que acompañada de otras consigue construir una idea. Hasta ella ha llegado el pintor a través de numerosas experiencias. Cada pincelada contiene todas las anteriores y esta se aplica movida por los influjos de la época que le ha tocado vivir al autor. Escoge de su tiempo todo aquello útil para la obra formando así su estilo, su impronta personal, su huella.

    Galería Aural

    www.auralgaleria.com

    Patrocinan o colaboran:

  2. ALACANT PÚBLIC ART

    El arte público  es el trabajo de creación artística  en cualquier medio, diseñado y ejecutado con la intención específica de la localización, o para el dominio público, generalmente exterior y accesible a todos. El arte público ha sido desde hace siglos una parte relevante del desarrollo de las artes en todo el mundo y en diversas épocas.
    Fomentar la participación de la audiencia o el ciudadano ha sido un factor determinante en la comprensión de la obra de arte público donde conviven los valores de permanencia y lo efímero , en la mayoría de las ocasiones de carácter participativo, que más que competir con la superabundancia de signos de las ciudades, dialogan en sintonía con el contexto urbano.
    La relevancia del arte público hoy en día se da, como una lucha entre la estancia del arte en sus antiguos establecimientos: museos, galerías, salones privados, etc., y el disfrute en el espacio público y democrático del resto de la sociedad.
    Para canalizar este y otro tipo de propuestas, es necesario que exista una comprensión de la cultura como servicio público, al mismo tiempo que como patrimonio; estas ideas de arte público, más allá de su potencial estético, exigen y adquieren la responsabilidad de repensar nuestras ciudades, nuestro tejido social. El espacio público ha de ser algo más que un escaparate, requiere de una continua entrada de energía social en todas sus formas.
    Alacant Public Art tiene como objetivo primordial trasladar el arte actual a todos los públicos con un formato diferente, accesible, amable y urbano que haga que las personas accedan a la creación artísticas y a sus creadores de forma cotidiana y lo acepten como propio.
    El arte público es una orientación hacia la “audiencia desprevenida” atrayendo la atención de aquellos que se encuentran cerca alterando la percepción de lo cotidiano, de un lugar de paso. En muchas ocasiones el arte se encuentra discretamente mimetizándose con el ambiente normal, otras lo hace como contraposición, alteración o sorpresa. El público no busca la pieza sino que es ésta le encuentra a su paso.